martes, 16 de diciembre de 2014

El “paraíso” islámico que los fanáticos tratan de implantar a sangre y fuego. Los niños, sus víctimas.


El telediario de hoy se ha llenado con las imágenes del horror del asesinato de 126 niños inocentes a manos de los talibán, esos fanáticos islamistas que pretendiendo implantar el “paraíso” en la tierra someten a las personas a un infierno en vida.

Estos niños eran musulmanes, eran niños ¿Qué enemigo dirán ahora que pretenden combatir? ¿a Estados Unidos? ¿a Occidente?.

La realidad es que los asesinos terroristas de cualquier especie, ETA, Brigadas Rojas, IRA y ahora los del Estado Islámico nunca han necesitado excusas para matar e imponer el terror, les sobran. Es su medio de vida y a él se emplean sin misericordia.

Por ello ante ellos hay que levantar la fuerza de nuestras creencias, convencerlos con nuestros hechos, nuestra resistencia activa y los medios de nuestras policías, ejército y justicia de que nunca nos derrotaran. Solo si estamos unidos, somos firmes y nuestra determinación de acabar con ellos es firme y permanente ganaremos. Sino preparémonos para acompañar pronto a esos niños al infierno en la Tierra.
Publicar un comentario