lunes, 11 de diciembre de 2017

A la reforma fiscal de Trump le falta la “trampa noruega” para desenmascarar a los “millonarios progres”


 
Al presidente de Estados Unidos, aunque tenga buenas ideas le puede lo impulsivo y su prepotencia le hace no mirar a los demás para aprender cómo tratar a los progres demagogos.

Y es que aún antes de estar aprobada y de conocerse sus términos exactos (existen diferencias entre los textos aprobados por el Senado y el Congreso de los Estados Unidos) ya se han alzado voces en contra de la reforma fiscal de Trump y curiosamente estas críticas han venido de un grupo selecto de 400 millonarios que lejos de pedir pagar menos solicitan pagar más.

Entre estos supuestos filántropos se encuentra el especulador financiero George Soros que no tuvo empacho en hundir la Libra esterlina británica en 1992 y ganar en aquella ocasión mil millones de dólares.

Sorprende entonces que frente a estos actos que retratan al personaje, ahora denuncie que esta reforma fiscal porque aumentará la desigualdad en Estados Unidos, afectará a servicios básicos y pida que por el contrario el Gobierno les suba los impuestos.

El discurso es directo, sencillo, efectivo y como digo Trump no ha tenido la cintura que si ha tenido el Gobierno de Noruega para desenmascarar a los progres de boquilla.

Y es que el gobierno noruego al plantear su reforma fiscal que bajó significativamente los impuestos de esa nación escandinava se encontró con similares críticas por parte de los socialistas. Frente a ello el gobierno noruego puso en marcha la posibilidad de que aquellos que consideraran insuficiente la cantidad de impuestos que pagaban que lo corrigieran mediante el pago voluntaria de una cantidad mayor.

El que en el primer mes de aplicación de la medida solo se hayan hecho ingresos por apenas 1.000€ retrata mucho a aquellos que predican para los demás y dan poco o ningún trigo.

Trump está todavía a tiempo de poner en evidencia a estos multimillonarios para ponerlos frente al espejo de su hipocresía o por el contrario facilitarles lo que voluntariamente predican para los demás.

Con eso reforzaría lo que no deja de ser una inmejorable noticia para la mayoría de los estadounidenses como es el duplicar el mínimo exento para las familias, de 12.000 a 24.000 dólares, y para las empresas bajando del 35% al 20% el tipo impositivo lo que redundara en las mejoras de las condiciones de sus trabajadores y la retribución a aquellos que invierten en ellas

Y es que no hay mayor desigualdad que la que se produce por las decisiones arbitrarias de los gobiernos de turno o someter a los intereses de los grupos de presión la redistribución de las rentas, tanto más cuanto es la sufrida clase media la que soporta, en Estados Unidos y España, la mayor parte del esfuerzo fiscal porque somos aquellos que estamos más controlados y tenemos menos herramientas para eludir el pago de los impuestos.

Por ello ante el ejemplo de Estados Unidos solo hay que pedir que el ejemplo cunda y nos llegue algún día a nosotros.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Puigdemont, entre el principio y el complejo de Peter



Si no fuera por el daño que ha hecho y el que parece empeñado en continuar haciendo el personaje no merecería mayor atención. Pero hete ahí que, aun siendo un mentiroso manifiesto, un incompetente peligroso hay un buen número de catalanes que parecen abonados a abundar en el error y mantienen la intención de votarlo.

Puigdemont en cualquier estudio de psicología e ingeniería social aparecería como el cumplimiento superlativo del Principio de Peter, aquel porque el incapaz, el inane, o más sencillamente el peor de los sujetos puede escalar hasta lo más alto de la jerarquía política para hacer realidad de aquello de cuanto peor, mejor.

Su propio acceso a la presidencia de la Comunidad Autónoma catalana ya fue de traca. Aupado por los antisistema de la CUP se convirtió en el brazo ejecutor de su mentor Artur Mas a la vez que supeditaba su acción de gobierno al delirio separatista de aquellos que reclamaban la Republica catalana “aquí y ahora” sin más propósito que romper la convivencia de todos los españoles y poner patas arriba nuestro sistema político a ver si con este cuanto peor mejor sus colegas de Podemos se hacían con las riendas del poder político en lo que restara de España.

En estos años ninguna mejora se conoce en la educación, sanidad o economía catalana. Todos sus afanes, esfuerzos y presupuestos han ido encaminados a la misma idea, el soborno de aquellos que viéndose “regados” con subvenciones, mejores sueldos, promociones profesionales vinculadas a su implicación con el proceso separatista y excluyente, realimentaban el fenómeno de manera exponencial.

Y todo ello para después de tanto afán concluir en la nada. Mucho ruido... y no es que haya habido pocas nueces, es que han estado a punto de secar el árbol, como demuestran las deslocalizaciones de empresas, la perdida de inversiones, la bajada de ventas, alquileres y lo que es peor la generación de un enfrentamiento entre vecinos que tiene trazas de continuar durante mucho tiempo.

Si esto fuera poco nuestro prófugo de la justicia está aquejado del complejo de Peter Pan, aquel niño vestido de Robín Hood que se negaba a crecer. Y es que, comprobada su más absoluta soledad, abandonado por todos aquellos que le daban palmaditas en la espalda y le decían “pa´lante muchacho, tu puedes” prometiendo no sé qué apoyos o mediaciones internacionales arremete contra la democracia, justicia española o la mismísima Unión Europea.

Como otros muchos juguetes rotos de la política no se sabe muy bien si lleva a la risa o a la pena. Aunque pensándolo mejor son los catalanes en los que aún encuentra apoyo quienes más pena me dan por su ceguera voluntaria y su nula voluntad de enmienda, va a ser verdad que lo que de verdad necesitan son trenes llenos de psiquiatras.

 

 

viernes, 17 de noviembre de 2017

La censura no ha muerto, y no hablo de TV3


Hace unos días leía la noticia en El Confidencial de que la sección de UGT de la Radio Televisión Española solicitaba que se excluyera al periodista Salvador Sostres del programa de Carlos Herrera en la 1 ¿Cómo lo ves?

Ante ello no tuve, sino que recordar cómo estos mismos sindicatos de paniaguados que viven de no sé qué obligación que tenemos el resto de españoles de pagarles sus magníficos sueldos, lograron que se excluyera al economista Juan Ramón Rallo de las tertulias de TVE porque defendía que en el actual panorama de libertad y pluralidad informativa no era necesaria una televisión pública y, es más, era un despilfarro.

Si ese “ataque” a la presencia pública fue entonces el motivo esgrimido, en el caso de Sostres es la supuesta misoginia del personaje. Y es que en cada progre, izquierdoso o sindicalista se esconde un pequeño o gran Torquemada que dice defender la libertad de expresión, la pluralidad y el intercambio de ideas, ¡ah! pero si son las suyas, sino no vale.

Este mensaje de pureza ideológica es común a la izquierda y al nacionalismo quienes se arrogan la facultad de etiquetar de facha a quien discrepa de sus argumentos y mayormente a aquellas personas mejor cultivadas intelectualmente que ellos y a los que siendo complicado rebatir por la fortaleza de sus ideas es más fácil estigmatizar y excluir del debate público porque claro, ellos iban a quedar como lo que son, unos zoquetes ignorantes y gandules.

Pues bien, desde aquí debo reconocer que, como oyente de Carlos Herrera en la COPE, lo que más me atrae de su programa es la calidad intelectual de aquellos de los que se rodea. Personajes de la talla de Ignacio Camacho, Beito Rubido, Joaquín Leguina, Jorge Bustos, Paco Robles, José María Fidalgo, Nicolás Redondo, David Gistau, Salvador Sostres y muchos más.

Y este señor tiene el acierto de rodearse de gente brillante intelectualmente porque no teme quedar apagado por ellos, sino que refuerzan su discurso y su credibilidad desde el argumento, la razón y la serena exposición de ideas, algo de lo que carecen los mediocres como los sindicalistas de TVE y algún otro más.

Habría que recordarles a estos señores sindicalistas que la libertad hay que predicarla y más si es de la gente que no piensa como tú.

 

martes, 7 de noviembre de 2017

Cataluña y la influencia geopolítica en el desarrollo del ferrocarril en España


Sumidos como estamos aún en los coletazos del movimiento separatista es buena ocasión para hablar del futuro del ferrocarril en España. Y eso enlaza con el tan, últimamente, mencionado “corredor mediterráneo”.

A ninguno se nos escapa que por su misma denominación lo que primero se nos viene a la cabeza es un trazado que discurriera desde el Puerto Algeciras para recorriendo las costas andaluzas llegar al Levante para discurrir por Murcia y la comunidad valenciana para llegar a Cataluña y de ahí conectar con el resto de Europa a través de la Junquera.

La importancia de este trazado estriba en que comunicaría a tres de los Puertos más importantes de España- Algeciras, Valencia y Barcelona- tres zonas exportadoras de gran importancia exportadora-la huerta almeriense, murciana, valenciana, además de la importante industria valenciana y catalana- con el gran mercado del resto de la Unión Europea.

El problema estriba en que de concluir este corredor mediterráneo tal como está planteado actualmente otorgaría a Cataluña el cerrojo sobre casi el total del tráfico de mercancías de España con el resto de Europa.

A ninguno se nos escapa que esta circunstancia de “cerrojo” otorgaría a una hipotética “Republica catalana” un arma de presión muy importante ante una hipotética negociación con el gobierno de España y una importante fuente de ingresos fiscales- los derechos de aduana que tendrían que pagar las mercancías españolas y europeas que transitaran por el territorio catalán- por lo que a lo mejor hay que replantearse apostar todo y por ahora a esta sola alternativa.

¿Qué alternativas existen? Por un lado, está la salida por el País Vasco, por Irún, y por otra a través de Aragón, por Canfranc.

De la del País Vasco que podemos decir, bien es cierto que el independentismo vasco está muy apaciguado, pero no es descartable y desde luego el efecto de cerrojo y como vía de ingresos aduanaros podríamos repetir lo dicho sobre Cataluña. Su ventaja sobre la solución aragonesa es que la red ferroviaria de conexión con el resto de Europa está más desarrollada.

¿Y la solución aragonesa a través de Canfranc? Pues que tiene problemas tanto a una y a otro lado de la frontera con Francia. Por un lado, el tramo de Huesca a Canfranc tendría que mejorase considerablemente en pendientes, vías y electrificación, aparte de que el túnel está inutilizado. Por el lado francés el problema es que al día de hoy la vía no llega y en todo caso las pendientes del recorrido hacen que en distintos tramos la velocidad no supera los 20 kilómetros.

No obstante, todos estos problemas son solucionables a nivel técnico, presupuestario y dotarían de una importancia logística de carácter estratégico a Zaragoza que podría distribuir a Irún, Canfranc o la Junquera indistintamente y en función de las circunstancias económicas, políticas o meteorológicas.

Por todo ello tal vez habría que echarle una pensada antes de cometer un error mayor.

 

 

lunes, 6 de noviembre de 2017

Ni tutelas ni tutias de Bélgica a España


No salgo de mi asombro y de ahí paso a la indignación. ¿Qué puñetas se han creído un ex primer ministro belga y el actual ministro de interior belga? ¿Quién les ha otorgado el ser ellos quienes van dando credenciales de democracia a los demás?
¡Ya está bien de mirarnos por encima del hombro y con condescendencia! Como si los españoles necesitáramos todos los días hacer auto de fe y bañarnos en agua bendita para hacernos perdonar no sé qué pecado original ¡A freír puñetas el belga de la palomita y sus cuates!
Movido por la indignación le he remitido un correo a la embajada de Bélgica en España a la dirección de correo Madrid@diplobel.fed.be y os invito a que lo hagáis y les hagáis llegar a estos prepotentes y creídos vuestra opinión y donde deben meterse la suya cuando se trata de delincuentes como los que hoy amparan, Piugdemont y su tropa, y a los etarras con crímenes pendientes de juicio que niegan extraditar a España.
Y mientras ellos con sus nidos de terroristas en barrios como Molenbeck desde donde siembran el terror en el resto de Europa, pero ellos nada a dejarlos tranquilos no les vaya a dar por matar belgas.
 
 
 
 
 

martes, 31 de octubre de 2017

Corrijamos las causas …para evitar caer con la misma piedra


Puede que lo que nos quede del carajal en que nos han metido los separatistas catalanes sea el alivio, las imágenes de las banderas inundando Barcelona y el descojone ante el papelón de Puigdemont y su cuadrilla de Pancho Villa tomando las de Bruselas.

Y estará bien porque estos días de Octubre pueden servir de vacuna para muchas cosas que ha durante años nos han sonado al “tío del saco” y nos tenían acomplejados.

Pero aun aceptando que hemos pasado esta gripe, la del 2017, debemos recordar que esta enfermedad, el populismo y el nacionalismo, mutan constantemente y son tanto o más peligrosas un año y el siguiente si no se les ponen remedio.

Un remedio que ni siquiera necesita de reforma constitucional alguna.

La pretendida fuerza del nacionalismo no ha nacido de la Constitución, ha nacido del sistema electoral, de las precarias mayorías parlamentarias que han sufrido UCD, PSOE y PP y de la ausencia de responsabilidad de los partidos de gobierno y oposición, PSOE y PP, para apartar diferencias en temas esenciales para evitar cesiones continuas de soberanía y Presupuestos.

Y como dudo mucho de las buenas intenciones, de la duración de ese espíritu constitucional entre las formaciones mayoritarias, la solución es modificar la herramienta que lleva a la debilidad de las instituciones de modo que nunca haya que llegar a cesiones vergonzantes de soberanía o Presupuesto por motivos de no alcanzar la mayoría parlamentaria suficiente para formar un gobierno o aprobar un presupuesto.

Por ello lo que urge es modificar la ley electoral, cambiando el sistema D´Hont por un sistema mayoritario o en su caso un sistema proporcional en el que los partidos que concurran a las elecciones tengan que presentar candidaturas en todas las provincias y sacar un mínimo del 5% de los votos en toda España para obtener representación parlamentaria.

Con ello evitaríamos el chantaje permanente de los nacionalismos y su capacidad de influencia se ceñiría a las circunscripciones regionales, donde su atractivo no sería tanto si fueran incapaces de atraer financiación o inversiones del gobierno de España que, ahora sí, serían fruto del acuerdo y la cesión ante los intereses generales de España.

Si solo fuéramos capaces de ello, al poco veríamos como menguaban estos reyezuelos de taifas.

Y de sobresaliente sería si aplicando a la inversa el artículo 150.2 de la Constitución que prevé la delegación a las Comunidades Autónomas de competencias exclusivas del Estado, empezáramos a revertir para el Estado competencias de las que se ha ido desprendiendo, cuestiones estas que con demasiada alegría y ligereza se ha dado en los últimos años.

Por ello y ante la fragilidad humana pongamos límites a la estupidez humana que bien que ha evitado el 155 que nos fuéramos al carajo como nación y sociedad.

 

lunes, 23 de octubre de 2017

Soraya ¿Tocada o hundida?


Lejos quedan los tiempos en que sin que nadie la conociera se aupó al segundo puesto tras Rajoy en el gobierno de España.

He de reconocer que nunca me gusto, y sigue sin gustarme, aunque los motivos se han ampliado. Por lo pronto no se le conocía ni militancia ni actividad política alguna en el PP, partido que en 2011 ganó por mayoría absoluta a un PSOE desquiciado por la penosa gestión de Zapatero y bajo la dirección de Rubalcaba.

Y esto es importante, más de lo que pareciera, y no excluye la presencia de independientes en el gabinete. Pero desde luego de lo que los excluye es del segundo puesto de responsabilidad política como es una vicepresidencia pues quien la ejerce debe tener claro los principios, compromisos y renuncias que supone obtener el respaldo de un grupo mayoritario de españoles que optan por un partido político por muchas y diversas razones y no solo por tu cara bonita. Y ella desde un principio se creyó una cara bonita y ajena a los compromisos adquiridos con los votantes que habían llevado al PP al gobierno de España.

Tampoco me gusto de ella la manía de poner a abogados del Estado, a funcionarios, al mando de todas y cada una de las instancias que le permitía la vicepresidencia y otras muchas en que lo consiguió por coacción o convicción de quienes veían en ella un soporte de sus ambiciones personales. El ejemplo máximo de que ello no siempre resulta fue el fiasco de su amigo González Echenique en RTVE que ni logro revertir la sangría economía del ente, ni logro hacer de RTVE un medio creíble, ni se impuso a la facción progre que manejaba los “consejos de redacción” de los informativos de la “casa”. Así acabo el engominado de los cuellos y puños duros, en la calle y sustituido por un profesional, José Antonio Sánchez, que ha demostrado saber de lo que hacía.

Acabó con el “grupo de los cinco”, los ministros Margallo, Soria, Ana Pastor, Arias Cañete y Fernández Díaz, aislando así, aún más, a Rajoy de otras opiniones que no fueran las suyas o de su entorno. Estos optaban por hacer política, además de gestión, y comunicación de la labor de partido y gobierno. Opción desatendida y que tanta culpa tiene en los últimos resultados del PP y la actual situación política.

Y todo ello mientras empleaba todo su empeño en ir socavando la posición del PP en el Gobierno, imputando los fracasos a este y los éxitos al otro, y su poder en el BOE para “pastelear” con el grupo PRISA en mor de conseguir ser el miembro del ejecutivo de Rajoy mejor valorado en las sucesivas encuestas del CIS, y todo para cumplir su ambición de sustituir a Rajoy.

Más todo ello podía quedar atrás y olvidado si al menos hubiera solventado con éxito la “cuestión catalana” en que tanto y tan mal se ha empleado.

Tanto que llego a anunciar- nunca lo hizo porque supondría alejarse físicamente de Rajoy, y todo el mundo en política como en física que el vacío tiende a ser ocupado por otro cuerpo- que pondría un despacho en Barcelona y que mantenía una relación excelente con Oriol Junqueras quien poco menos que le había asegurado que “no iba a pasar nada”. Todo ello en una apuesta personal que le empujaba a salir triunfante del envite de modo que unánimemente le auparan al puesto a que aspira y del que se cree más que merecedora que no es otro que el de Rajoy.

Pero claro lo malo no es que te engañen, aunque te deje cara de tonta, sino que, teniendo en su mano al espionaje español, el CNI, le colaran las “urnas chinas” del 1-O y la inacción interesada de los Mossos de Escuadra que dejaron el papelón a la Policía Nacional y Guardia Civil.

No había más que ver su mala cara aquella noche, sus pelos sin arreglar y su gesto desencajado mientras repetía que no había habido referéndum, cuantas más veces lo hacía menos se lo creía.

En fin, que su figura desde aquellos días anda de capa caída y no sería descartable, y a lo mejor deseable, que en una remodelación de competencias-Rajoy no es partidario de cambiar las caras- se le retirara el CNI y la política de comunicación. Si algo de ello pasara de aquí a 2018, y no es descartable, no pocos serían los que dejarían de llamar a su móvil o lo que es peor- para un político este es el mejor índice de la merma de su poder e influencia-a responder con presteza sus llamadas.

¿No les ha sorprendido, con la que estaba cayendo, lo rápido que acudió Rajoy a Galicia junto a Feijoo?