lunes, 18 de mayo de 2015

Susana no tiene quien la vote y se enfada con todos



Resulta curioso cómo cambian las cosas con el tiempo y como, una vez más, se demuestra que la primera impresión no es lo que más importa.

Le ha pasado a Susana Díaz y cada día que pasa mayor es su descredito en Andalucía y en España entera.

Susana Díaz ha pasado de estar llamada a liderar el PSOE a nivel nacional, de gobernar Andalucía en solitario, recuerden la noche electoral y sus entusiastas proclamas en ese sentido, a verse rechazada por tres veces por el Parlamento andaluz y mostrar su incapacidad para llegar a acuerdos distintos de “entregarme todo el poder” sin condiciones que ya veré después lo que hago con él.

A tanto está llegando sus desesperación que ya amenaza a quienes no la apoyan con que lo “pagaran”. Tal es su ofuscación que “puentea” a los líderes parlamentarios andaluces  llamando a sus líderes nacionales, bonita muestra de confianza en el autonomismo, y rechazando cualquier condicionamiento a nivel nacional sobre las alianzas.

Y poco a poco su imagen se desdibuja, su crédito se agota y su fracaso se palpa.

Más de 6 de cada diez andaluces no la votamos, poco más de 3 de cada diez si lo hicieron. ¿A quién amenaza?, ¿con que autoridad moral?

Los andaluces somos libres de votar a quien nos parezca y nuestros representantes son responsables de gestionar ese voto. Hasta ahora lo claro es que una mayoría no eligió que la gobernara el PSOE y Susana Díaz.

¿Nuevas elecciones? Pues venga, ¿a quién asustan? A lo mejor y sin proponérselo Susana Díaz instaura en Andalucía las “elecciones a segunda vuelta” y puede que hasta nos venga bien a los andaluces. Sería el único éxito de su actual fracaso.
Publicar un comentario