lunes, 14 de noviembre de 2016

La radicalización a la izquierda de Podemos, su primer paso hacia la irrelevancia


El triunfo de Ramón Espinar, el de "la diferencia entre el precio de venta y el de compra no es beneficio", en las elecciones a Podemos Madrid se está vendiendo como un triunfo de Pablo Iglesias sobre las tesis de Errejon y un giro, más, a la izquierda de Podemos.

Pues que disfruten, pero políticamente es un error.

Lo es porque de seguir ese camino Podemos se aproximará a lo que parlamentariamente, en autonomías y ayuntamientos, representaba Izquierda Unida: una muleta irrelevante de apoyo al PSOE frente al PP.

Y eso porque a pesar de Bescansa, España si es un país de viejos y, desgraciadamente (para el futuro de nuestras pensiones), la mayoría de la población superamos esa edad.

Podemos con ese giro radical talvez gane la calle, pero paulatinamente perderá las elecciones y el espacio político ante un PSOE al que con ese giro ha dejado un campo libre, el de las políticas moderadas y constructivas de la izquierda.

¿Qué no será un proceso rápido? Evidentemente, pero eso de igual manera perjudica a Podemos y su líder Pablo Iglesias.

Y es que a Pablo Iglesias le pueden las prisas, quiere llegar a Presidente del gobierno antes de que empiece a clarearle la calva, y eso llegara antes que tarde, por lo que ve en la agitación el único camino para conseguir lo que no le dieron los votos.

Pero no se engañe señor Iglesias, la algarada da minutos en los telediarios, pero no votos.

Sin elecciones a la vista en las que capitalizar la actual desazón del PSOE, con unas encuestas que dicen que 71 diputados es su techo y con un PP al alza a Pablo Iglesias le quedan días amargos en los que todo el arco parlamentario le recordara que “aquí se viene a trabajar” y día a día tendrá que aportar soluciones y alternativas a los problemas de los españoles distintas al “no es no” que tan malos resultados a su camarada Sánchez.

Menos mal que al menos el no tuvo la pedantería de irse a Estados Unidos a apoyar a Hilary Clinton....

 

 
Publicar un comentario