lunes, 12 de junio de 2017

En el PSOE la guerra sigue abierta, solo se han dado un respiro


Pudiera parecer que con su victoria en las primarias y la entrega de 13 de las 17 agrupaciones regionales al “sanchismo” el panorama del Pedro Sánchez está despejado. Nada más lejos de la realidad.

Por un lado, hay que volver a recordar que Pedro Sánchez ganó con la mitad de los votos de la militancia con lo que ante sí tiene la tarea de atraerse a buena parte del 50% que no comparten su proyecto, misión más ardua si cabe si estos “opositores” se ven descabalgados por los partidarios de Sánchez en la bicoca de sus puestos orgánicos y electos, pues si les tocan el sueldo de opositores pasaran a irreductibles.

Por otro, el dejar vivos, con papel orgánico, territorial y con mando en plaza a cuatro de sus más señalados enemigos como son Page en Castilla La Mancha, Vara en Extremadura, Puig en Valencia y Susana Díaz en Andalucía no aventura nada bueno si a las primeras de cambio siguen los tropezones electorales del PSOE, y con Pedro ya llevan cuatro.

Pero si este es el panorama por el lado de los barones “a la contra”, tampoco son mejores o mejor intencionadas las acciones en el campo de Pedro Sánchez y como muestra un botón. El nombramiento de Alfonso Rodríguez de Celis como Secretario de Relaciones Institucionales lanza un mensaje directo al estómago de Susana Díaz. Este sevillano es, digámoslo suavemente, el “cordial archienemigo” de Susana en la agrupación socialista sevillana. Habiendo coincidido en el partido y como concejales en el Ayuntamiento siempre han estado enfrentados y sus palabras y actos siempre han sido irreconciliables dado que toda acción política de uno u otro se resumía en “quítate tú para ponerme yo”.

Tampoco tiene mejor pinta el panorama en Valencia donde el nuevo “portavoz in pectore”, Abalos, fue la opción que resulto vencida por Ximo Puig en el anterior congreso y a la que se le negó cualquier posibilidad de integración. Vistos los resultados de las primarias en Valencia donde también ganó Pedro Sánchez no hay que descartar que los movimientos lleguen antes que después pues tiene como premio la presidencia de una Comunidad Autónoma que además es gobernada en coalición con la franquicia de Podemos en aquella región. Punto este que no hay que dejar pasar en la estrategia de Pedro Sánchez de aproximarse al electorado de Podemos para darle el “sorpassso”.

Y para rematar la elección de Cristina Narbona para presidir el PSOE. Cierto que últimamente este puesto estaba muy infravalorado y quienes lo asumían carecían de la proyección nacional o sentimental que tuvieron Rubial o Chaves, pero el elegir a la mujer de José Borrell habla bien a las claras de en sustitución de quien se ha elegido o porque, y le niega de inicio cualquier poder conciliador o mediador a esta figura con vistas a tender puentes con la oposición interna. Vamos que el PSOE está de todo menos tranquilo y aquí las distintas posturas lo único que se han concedido es una tregua, sino al tiempo.
Publicar un comentario