miércoles, 8 de abril de 2015

En tiempos de tribulación no hacer mudanza



La cita es de San Ignacio de Loyola y sin embargo sigue y seguirá siendo muy actual. Ejemplo de ello es la intervención de Mariano Rajoy ante la última Junta Nacional del Partido Popular.

Andan en el PP los ánimos un poco revueltos a resultas de las elecciones andaluzas. Y no hay para tanto.

Hemos perdido 17 diputados ¿Y qué? Será importante para los 17 que no hayan alcanzado ese cargo pero a efectos políticos, de gobierno, no suponen nada puesto que teniendo 50 diputados en las anteriores elecciones, el PP fue el partido más votado, sin embargo no gobernamos la Junta de Andalucía, lo impidió un pacto de perdedores entre el PSOE e IU.

Siguiendo con los refranes pudiéramos pensar que los resultados de las andaluzas algunos en el PP han puesto sus “barbas a remojar” o a tratar de “pescar en rio revuelto” y si lo uno es síntoma de falta de autoestima, confianza en la labor realizada y en el buen criterio del ciudadano lo otro solo refleja oportunismo sin altura de miras.

Pues bien a lo que iba, coincido con Mariano Rajoy  en su petición de tranquilidad y trabajo sereno, en no perder el rumbo y embarcarnos en “ocurrencias”, en dejarnos coleta o sacarnos la camisa por fuera  cuando nunca los vestimos, entre otras cosas íbamos a hacer el ridículo y no nos iban a reconocer ni los nuestros.

Pero si coincido con ello, creo que le ha faltado un añadido necesario,  la recuperación de la política que ha hecho reconocible al PP ante los españoles por años y años, y por lo que reiteradamente nos han dado sus confianza, mayoritaria o no, pero permanentemente. 

Ideas como la unidad de España, la igualdad esencial de todos los españoles con independencia de donde hayan nacido o vivan, la lucha contra el terrorismo y el amparo de sus víctimas, la defensa de la vida, de la libertad de las personas, de la igualdad de oportunidades de todos y el premio al esfuerzo, al trabajo como mejor vía para el desarrollo personal y origen de la dignidad y libertad de las personas.

La política con mayúsculas. Sigamos trabajando y dejemos de lamernos las heridas. Para heridas las de Susana Díaz en Andalucía que ve como después de  gritar “voy a gobernar en solitario” ve como se le echan los plazos encima y no le salen las cuentas.

Publicar un comentario