lunes, 3 de abril de 2017

Nos debe preocupar Navarra


Oculto por la estridencia del debate separatista de los señores Puigdemont, Mas y demás compañeros mártires, para la mayoría de españoles está pasando desapercibido la gravedad de lo que está pasando en la Comunidad Foral de Navarra.

De ser un ejemplo de convivencia, ciudadanos serios y trabajadores con un arraigado sentimiento de navarros y españoles, Navarra y los navarros están llenando  los telediarios y periódicos nacionales por hechos que nos deben llenar de inquietud y ser una llamada para despertar ante la gravedad de lo que allí está ocurriendo.

Lo de menos es la reaparición de la kaleboroca en sus calles y Universidades, la derogación de la ley de símbolos para permitir el izado de la ikurriña en los balcones de sus instituciones. Y digo que es lo menos importante, siéndolo y mucho, por cuanto no son sino síntomas de una enfermedad más grave que lleva gestándose desde hace mucho tiempo y a la que los españoles no hemos sabido hacerle frente.

Mientras los españoles hemos sabido enfrentarnos a ETA hasta llevarla a la antesala de su rendición incondicional, sin embrago no hemos estado tan atinados a la hora de enfrentarnos a su presencia en las instituciones.

Olvidados los primeros éxitos de la ley de Partidos Políticos que llevaron a la ilegalización de sus manifestaciones políticas y ramificaciones juveniles, periodísticas, etc., los enemigos de España, de la igualdad y libertad de los españoles en cualquiera de los rincones de nuestra nación aprendieron pronto la lección. Y a la par que como una serpiente muda de piel y no cambia, de igual modo estos etarras de “cuello blanco” mudaron siglas y estatutos para medrar en lo político y ocupar las instituciones con la complicidad de las formaciones nacionalistas que siempre han recogido las nueces del árbol que ellos meneaban, con la complicidad de una izquierda acomplejada aún por no haber derrocado al dictador en vida y que se sentían menos ante los “gudaris” y con el apoyo de esa otra izquierda para la que “cuanto peor este España, mejor “ pues piensan que solo cuando desaparezcamos como nación, se diluyan los lazos que unen lo español, podrán gobernar sobre la marabunta resultante aunque solo sea en su miserable comunidad de vecinos y naturalmente bajo esa premisa tan bolchevique y bolivarina de “todos somos iguales, pero unos más iguales que otros”.

Eso y no otra cosa es lo que está pasando en Navarra donde la unión de aquellos que aspiran a destruir todo cuanto suene o les recuerde a España ha aupado al gobierno de sus instituciones a una coalición siniestra de la franquicia del PNV junto a Herribatasuna, Podemos e Izquierda Unida, que han crecido a la sombra de la mezquindad y cortedad de miras de un PSOE navarro acomplejado, que ha apoyado por acción u omisión a todo lo que no fuera la Unión del Pueblo Navarro o el PP, negándose a unir sus fuerzas con ellos o aupar a la fuerza más votada en contra de los que solo pretenden diluir la identidad foral y española en Navarra.

No otra cosa han hecho los socialistas europeos en los últimos años con los el brillante resultado de estar a punto de ver desaparecer al Partido Socialista francés como antes vieron desaparecer al histórico PASOK en Grecia y aupar a lo peor del populismo como Le Pen en Francia, Syriza en Grecia y a Podemos o la CUP en España.

 
Publicar un comentario