martes, 13 de octubre de 2015

¿Es España un lugar atractivo para abrir empresas? Así nos ve el Banco Mundial (II) Obtención de electricidad



De media, es más difícil obtener electricidad en España —7,5 trámites, 128,5 días y 244,9% de la renta per cápita— que en la media de la Unión Europea —5 trámites, 105,8 días y 141,4% de la renta per cápita—.

Es por ello que en España, de media,  se exige un 50% de trámites, se es 23 días más lento y cuesta un 70% más obtener electricidad que en la media de la Unión Europea.

Y resulta sonrojante, por la falta de competitividad que demuestra, compararnos con Alemania donde solo se exigen 3 trámites, se tardan 28 días y cuesta un 44% de la renta per cápita. Un buen espejo donde mirarnos si queremos los estándares europeos.

De las 19 ciudades analizadas,  Obtener electricidad es más fácil en Barcelona, donde se requieren 6 trámites, que implican 107 días y tienen un coste de 235,7% de la renta per cápita. En la Comunidad Autónoma catalana se simplificó el proceso unificando la autorización administrativa junto con autorización de la puesta en marcha y ni la comunidad ni el ayuntamiento solicitan visados colegiales.

No obstante los buenos datos globales de Barcelona hay que señalar que en Pamplona  el tiempo para obtener electricidad se reduce a 81 días, 26 días menos que en Barcelona. Cuando la autorización administrativa del órgano encargado de industria pasa por un periodo de información pública, se resuelve en un tiempo 65% mayor comparado a cuando se exime.

El caso tipo que se toma para el estudio es el de una conexión eléctrica a 140 kVA y 150 metros de conexión en un almacén en la periferia de la ciudad pero en terreno urbano.

Respecto a los TRÁMITES

Lo común es solicitar 8 trámites, pero como en el caso de Barcelona, se pueden reducir como mínimo a 6, que son los comunes a todas, eliminando el Visado del Proyecto y dirección de obra por el Colegio de Ingenieros y la autorización previa del proyecto por la Comunidad Autónoma.

Ambas supresiones son posibles y legales. La ley Omnibus de 2009 ya estableció la supresión del Visado, aunque por costumbre o desidia se siga exigiendo en 10 ciudades o CCAA y respecto a la supresión de la autorización previa por la Comunidad Autónoma lo permite el R Dto 337/2014 y su Instrucción Técnica (ITC+RAR 22) si bien solo ha sido desarrollado en las Comunidades de Extremadura, Cataluña y Navarra.

En cuanto al TIEMPO

Como anticipamos es Pamplona la que menos tiempo tarda en su tramitación y eso que exige 7 trámites frente a los 6 de Barcelona. 

Pamplona logra este registro fundamentalmente porque su Distribuidora, Iberdrola, tarda 10 días menos que Endesa en Barcelona o 20 días menos que Endesa en Sevilla para otorgar  la carta técnico económico tras solicitar la conexión. 

Aquí habría que destacar-para mal- como una misma Distribuidora-ENDESA- tarda para el mismo trámite 10 días más en Sevilla que en Barcelona, cosa que repite a la hora de firmar el contrato tardando en Sevilla 10 días frente a los 5 de Barcelona. Realmente ENDESA se lo tiene que hacer mirar pues perjudica a sus clientes sevillanos con un 100% más en días de tramitación sin justificación operativa alguna.

Del mismo modo Pamplona consigue muy buenos registros en la gestión municipal pues frente a los 20 días que tarda el Ayuntamiento de Barcelona en otorgar la licencia de obra de excavación para la canalización el Ayuntamiento de Pamplona lo hace en 10 días, si bien el Ayuntamiento de Gijón es aún más ágil al tramitar dicha licencia de forma telemática en 7 días.

Igual de satisfactoria y ágil es la gestión de la Comunidad Autónoma navarra frente a las demás pues solo tarda 2 días en otorgar la licencia de puesta en marcha e inscripción de la instalación frente a los 15 de la Comunidad catalana, andaluza o asturiana.

Solo en esos 4 trámites, solicitud de conexión, licencia de excavación, licencia de puesta en marcha y Pamplona ahorra 33 días frente a Barcelona, plazo que podría reducir en 7 días más si no exigiera certificado de servicios, que no exige Barcelona.

Debe destacarse de Pamplona que además el ahorro lo consiguen todas las administraciones implicadas- ayuntamiento y comunidad- al igual que la distribuidora lo que habla muy bien del funcionamiento institucional y empresarial de esa comunidad.

La conclusión es que al menos las ciudades españolas podrían, copiando a Pamplona y al no tener en su mayoría el certificado previo de servicios, reducir el plazo de tramitación medio en 54,5 días llegando a un máximo de 74 días.

El apartado tal vez más sángrate en el caso español es el del COSTO, por su importe y por lo complicado de su reducción si no se acometen reformas en la acometida y sus costes si no se revisa la relación cliente-distribuidoras.

En España el costo de una conexión de 140 kW en alta tensión es del 244,9% de la renta per cápita, siendo los 46.000 euros que cuesta la acometida y el centro de transformación la parte del león puesto que estos gastos corren a cargo del cliente ya que estos conceptos suponen el 92% del coste de obtener una conexión eléctrica en alta tensión.

Y eso no siempre debiera ser así pero lo permite una  legislación poco clara al respecto.

Si la normativa fuese más clara respecto a cuándo es responsabilidad de la distribuidora extender la línea (bajo la tarifa regulada) y cuándo no, y si las distribuidoras hiciesen frente a la inversión inicial del centro de transformación, el coste total sería mucho menor.

Así lo han hecho en Castilla La Mancha, donde han aclarado el concepto de suelo urbano y solar a efecto de la conexión eléctrica. De tal manera que toda nueva conexión de baja tensión, en suelo urbano y menor de 100 kw, solo cubre los derechos de extensión, entendiendo que una parcela no puede tener electricidad a pie de puerta si el cliente la solicita. El cliente no podrá contratar a una empresa instaladora habilitada pero la conexión tendrá un coste menor. Solo falta que las Consejerías del resto de Comunidades Autónomas tomen nota y corrijan esta ambigüedad.

Aparte de la acometida y el centro de transformación otros costos son las tasas de las administraciones que varían de unas a otras.  Así la Comunidad catalana cobra 210 euros por la autorización de puesta en marcha mientras la Junta de Andalucía no cobra ni por esta ni por la autorización inicial.

En cuanto a los gastos municipales su componente principal es el Impuesto de obras y construcciones (ICIO) cuyo porcentaje sobre el presupuesto de obra  es del 3,35% en Barcelona, la licencia de obras que no se exige en Barcelona pero si en Sevilla y un coste por metro de excavación que varía en cada localidad. De entre las ciudades objeto del estudio es Gijón con 920 euros la que obtiene mejor calificación.

Otro tema relacionado con el coste es el de los intereses dejados de cobrar por constituir fianzas que se exigen por Ayuntamientos y Empresas eléctricas. 

Respecto a las Eléctricas en la Unión Europea  solo las exigen las de España, Chipre y Grecia devolviéndose al final del contrato y sin pago de intereses al cliente siendo su importe medio de 1.006 euros.

En cuanto a los Ayuntamientos los importes van de los 5,11 euros /metro de Badajoz a los 300 de Zaragoza y el plazo de devolución va desde el término de la obra a los 6 meses de Melilla o los 2 años de Albacete lo que afecta a los costos/ingresos financieros de la empresa que deja de percibir por perder la disponibilidad sobre estas cantidades.


CONCLUSION

De nuevo comprobamos que con pocas medidas es posible reducir el plazo a 74 días, una rebaja del 45,5% en la duración y pasar de 7,5 trámites a 6 con una reducción del 20% y eso sin llegar a los parámetros de Alemania-3 trámites, 28 días y un 44% de la renta per cápita-que aún con estas mejoras se nos quedan un poco lejos
Publicar un comentario