viernes, 30 de octubre de 2015

En España no cabe un tonto más, los radicales no salen del carnaval cuando entran en Halloween. Las Comuniones y Bautizos Civiles.


Solo aquellos que han perdido cualquier referencia intelectual o ética y carecen de un criterio distinto al “trending topic” pueden alumbrar majaderías como que al Estado laico se llega por las comuniones o bautizos  civiles.

Gracias a Dios la gente es más consecuente que la patulea de indigentes mentales que se han aupado al gobierno de municipios y comunidades al calor de un cabreo ciudadano que con intención de darle una patada a los políticos de siempre nos la ha propinado a los vecinos de estas ciudades elevando a semejantes individuos a puestos a los que en su vida soñaron ni para los que están preparados. Esto ha sido el “Principio de Peter” llevado a la enésima ponencia.

Y lo peor de todo es que detrás de ello no hay un laicismo armado intelectualmente y llevado a la práctica con racionalidad y equilibrio como ocurre en Francia.  No, aquí lo que prima es un anticlericalismo cobardón, mucho resentido de patio de colegio que tira la piedra y esconde la mano bajo la sombra de no sé qué derechos democráticos con los que se zahiere constantemente a la Iglesia Católica y a los ciudadanos que practican su doctrina.

Porque claro no verá usted a estos valientes defensores del laicismo alzar la voz contra el Ramadán, la fiesta del cordero ni suplantando civilmente la circuncisión o el  Bar Mitzvah judío, no que estos tiene malas pulgas como comprobaron en sus carnes los redactores de Charlie Hebbo.

Esperemos que como indican las encuestas al “calentón” le quede poca vida, lo malo es que a estos ya los tenemos para cuatro años y cuanto más perciban que no van a repetir más daño harán en el tiempo que les queda. Si no al tiempo.
Publicar un comentario