martes, 7 de octubre de 2014

5 millones de empleos no pueden quedar vacantes en Europa. El encontrar quien los ocupe es una tarea prioritaria para la Comisión europea y los gobiernos nacionales.


Con una tasa de paro del 11% la Unión Europea, sus 27 Estados miembros, no pueden quedar indiferentes cuando de manera simultánea se anuncia que 5 millones de empleos quedan vacantes por no tener candidatos adecuados para ello. http://www.expansion.com/2013/06/14/economia/1371229538.html


Es urgente que tras tomar posesión los Comisarios Europeos de Empleo, Educación e Industria asumieran como primer reto el acabar con estos recursos ociosos convocando a sus homólogos en los gobiernos nacionales e implantando una estrategia común que no deje una vacante de empleo sin candidatos para cubrirlos.

No es un secreto para nadie el que  la Unión Europea esta lastrada por debilidades internas que hacen que como en otros aspectos carezcamos de un verdadero mercado común del trabajo. Carencia de un idioma común, disparidad de sistemas educativos poco homologables por titulaciones y calificaciones, distintas regulaciones laborales, falta de interconexión de ofertas, etc. plantean un panorama complicado pero no irresoluble.

Es más las mismas carencias ponen a la vista las soluciones

Europa debiera asumir la necesidad de un idioma “franco” como un día fue el latín. Una lengua común que aparte de la propia por nacimiento se incorporara al diario en el ámbito académico, laboral y científico. Y mal que nos pese ese lugar común tiene nombre y es el inglés, razón por la que los sistemas educativos debieran implantarla al mismo nivel de exigencia que la lengua materna. Sería un paso pero no el menor y limitaría en buena parte  el “Babel”  que actualmente es Europa.

Una segunda medida es la de la armonización del proceso educativo desde preescolar  a la Universidad. Fases, contenidos  y nivel de exigencia. Proceso lento pero que en una generación daría sus frutos.

De igual manera es preciso mientras ese proceso se implanta la homologación y equivalencia de las titulaciones que permita la movilidad de nuestros profesionales alla donde se les requiera y que actualmente se constituye como una barrera más para el movimiento de los trabajadores en Europa.

Y junto a estos propósitos generalistas son necesarias medidas a corto que no pueden venir sino de la “reconversión” de los actuales parados europeos  en materia de idiomas a la vez que hacia las ocupaciones y sectores más demandados http://www.elimparcial.es/noticia/124182/economia/Las-25-profesiones-con-mas-vacantes-en-Europa-.html


Pues como nos advierten  los estudios de prospectiva los cambios en los requerimientos por capacidades y conocimiento se producen más rápido en el mercado que en las instituciones educativas lo que nos lleva a un doble  drama, la formación para algo que no se va a necesitar y el no aprovechar el desarrollo potencial de las nuevas demandas insatisfechas del mercado.

Y es que el verdadero drama es el que estamos hablando de personas que intentan conformar una trayectoria vital entorno a un trabajo que no encuentran y que nadie les orienta a conseguir. Por ello medidas como las de las empresas privadas europeas que unidas en el proyecto Alliance for YOUth http://www.negocios.com/noticias/nestle-socios-quiere-crear-100000-empleos-europeos-18092014-1150 marcan un camino para la Unión Europea y los Estados miembros que no estaría de más que apoyaran, siguieran y acompañaran con algo más que buenas palabras e intenciones.

 

 

 

 

 

 
Publicar un comentario