martes, 23 de septiembre de 2014

A Pablo Iglesias le entra vértigo. Podemos no irá a las municipales. ¿Tan malos son gobernando que no quiere que se les note?


Sabido es que la realidad acaba con cualquier utopía. No es lo mismo predicar que dar trigo y eso debe pensar el “líder”  de Podemos cuando anuncia que esta formación no concurrirá a las elecciones municipales.

Dicho anuncio lo justifican en que no están preparados, nunca lo han estado. Su éxito les sorprendió a ellos más que a nadie.

Justifican que es complicado encontrar personas para las candidaturas ¿tan difícil es encontrar “justos” y “vírgenes” entre sus millones de votantes y simpatizantes que respondan al perfil autoimpuesto por su líder carismático?

Una y otra cosa suenan a excusas y a un intento por no “quemarse” ante el todo o nada que Iglesias y Monedero tienen fijado en las generales de 2015.

Saben igual que Hernán Cortes en la conquista de México que no tendrán otra oportunidad y por ello queman sus naves en las municipales a favor de otros galimatías como “Ganemos” ó Izquierda Unida.

Pedro te ha entrado el miedo escénico.

Es duro enfrentarse a una realidad en la que el ciudadano no te otorgue su confianza, que si lo hace sea de manera parcial y tengas que pactar con la “casta” de IU o el PSOE, ¡con la de corruptos y carrozas que hay en uno y otro¡

Y no digamos nada si el ciudadano de Sevilla, Madrid o Villacarrillo te da su confianza y te tienes que poner a gobernar, decidir, optar y empezar a desencantar a aquellos que creyeron en ti y a los que desilusionas.

De esa situación a la irrelevancia, a que te tiren tomates los mismos que ahora te siembran el camino de flores no hay nada y lo sabes. Por eso tratas de preservarte, tú y tu marca, para que llegue como una patena a las generales, tu particular asalto al Palacio de Invierno.

Pero Pablo, te equivocas nada desgasta más que no tener el poder. Tras tu anuncio PSOE e IU respiran tranquilos y aliviados, tienen una oportunidad y la sabrán aprovechar.

Gobernaran donde los ciudadanos o los pactos de despacho les dejen y desde allí no dejaran un minuto de “regar” por un lado y atraerse a aquellos de los que hoy se proclaman tuyos y lo que quieren es “tocar bola”.

Y mientras tanto el ciudadano alimentara una duda razonable. ¿Si son tan buenos y tienen tan buenas ideas porque  no las ponen en práctica en mi pueblo o ciudad?¿a que tienen miedo?

Pablo debieras leer a Calderón no te vaya a pasar como a Segismundo, príncipe de Polonia, que concluyo  “que la vida es un sueño y los sueños sueños son”. Del tuyo despertaras y a ver si no se te ha convertido en pesadilla.

 

 
Publicar un comentario