lunes, 22 de septiembre de 2014

Mas, de la “grandeur” a la irrelevancia solo hay un paso. De propina Rajoy le sacude un guantazo sin manos


De lo fácil que es pasar de una pose  grandiosa a lo tragicómico ya nos dio Chaplin inolvidables muestras en al Gran Dictador.  Y si Albert Boadella  percibió el paralelismo entre Hitler y Pujol en su premonitoria “Ubú President” lo de Artur Mas cae directamente en el ridículo.

Que lo firmo, que no lo firmo. Que le fastidio el fin de semana al Gobierno de España en pleno. Lo de este hombre es de niño malcriado que visto que  se le ha roto el juguete ahora pretende dar un poco más la lata con su rabieta. Pobre epitafio para quien aspiro a ser el padre de los "paisos catalans".

Y es que las cosas tienen la mas de las veces la importancia que le queramos dar.

Y visto que este tema está muerto y apunto de enterrar va Rajoy y se va a China. Y muy bien que hace, pues el futuro de España tiene más que ver de nuestras relaciones con la segunda potencia mundial que lo que vaya, o cuando lo vaya, a hacer este señor de Barcelona.
Y para resolver el trámite le deja a Soraya. Ya no te toman en serio Artur.

Me recuerda este desplante el que en una visita a España le zumbo el Presidente de la República Francesa, François Mitterrand, al entonces omnipresente líder del partido Nacionalista Vasco, Javier Arzalluz.

Un periodista le pregunto al Presidente de la República Francesa a propósito de unas declaraciones de Arzalluz sobre el País Vasco francés  a lo que Mitterrand sin levantar una ceja  respondió ¿y quién es ese Sr. Arzalluz?

A la vista de lo cual parece que después de 35 años de democracia algo vamos aprendiendo, y solo nos resta aplicarnos eso otro que respondió el  Primer Ministro de la Republica Francesa, Manuel Valls, cuando un periodista le pregunto en catalán para que le contestara de igual manera: “Un primer ministro de Francia sólo habla francés

 
Publicar un comentario