lunes, 23 de marzo de 2015

Hacer del fracaso un éxito. La oportunidad que Moreno Bonilla y el PP de Andalucía no deben dejar escapar.



“La victoria tiene cien padres y la derrota es huérfana” a estas alturas ya nadie puede sorprenderse de ello.

Después de una meritoria campaña y de dos debates donde demostró que no era un donuts que Susana Díaz fuera a comerse en dos bocados, Jose Manuel Moreno Bonilla, candidato del PP, ha cosechado unos malos resultados.

Pero si se  sobrepone a ello y toma la iniciativa puede empezar a darle la vuelta a la tortilla y demostrar que no es él el que ha salido peor parado y que representa la alternativa en las elecciones autonómicas de 2019.

¿Y eso cómo se hace?

Lo primero tomando la iniciativa. Pudo haber empezado ayer por la noche pero es verdad que con la que se le vino encima era complicado. Pero aún está a tiempo.
Quien ha perdido es el PSOE de Susana Díaz que no ha conseguido la mayoría absoluta, repite los mismos resultados de Griñan,  no tiene fácil formar una mayoría estable de gobierno y obligara a Susana a hacer lo que peor sabe, gobernar la Junta de Andalucía.

Por ello lo primero que debe hacer el PP y Moreno Bonilla es fijar el campo de juego. Salir hoy pidiendo a todos los partidos de la oposición, y que forman la mayoría del Parlamento andaluz, que las primeras medidas que tomen nada más formar el Parlamento sean

1º.- Eliminar el aforamiento de los Parlamentarios andaluces y del Gobierno de la Junta de Andalucía

2º.- Que el Director de Canal Sur se elija por mayoría de tres quintos por el Parlamento

 3º.- la Constitución de una Comisión de Investigación sobre los ERES y los Cursos de formación

Con que hiciera ello el PP retomaría la iniciativa y se situaría en cabeza de la oposición, marcándole el paso al PSOE-A pues le tocaría en sus puntos neurálgicos a la vez que abanderaría la regeneración de Andalucía.

Son estas tres medidas indiscutibles reivindicaciones ciudadanas ante las que Ciudadanos, Podemos e IU difícilmente podrían recular y plantearían un debate de mínimos del que no podrían desvincularse sin perder crédito ante los andaluces.

Del mismo modo que afectan al ADN del PSOE el no ceder ante ellas pero su rechazo desmontaría desde el minuto cero su falsa apuesta por la transparencia.

Moreno, tú puedes, solo falta echarle ganas.

Publicar un comentario