sábado, 21 de marzo de 2015

¿Racionalidad económica y ecológica? Cierra una central eléctrica de gas natural mientras se subvencionan las que usan carbón



Es reciente la noticia del cierre de una Central eléctrica de Ciclo Combinado -alimentada por gas natural- de Iberdrola porque lleva tres años funcionando al 10%, y mientras tanto sigue subvencionándose el uso del carbón nacional para la producción de electricidad.

Cierto que en España hay instalada mayor potencia de generación de la que necesitamos  por lo que cerrar o “hibernar” alguna central no es nada ilógico. Más vale eso que tener que seguir pagando primas por la energía dejada de producir. Pero lo indignante es que esto tenga  lugar por la errática política de Zapatero que autorizo la masiva instalación de renovable a costa de que la pagáramos todos los españoles más caro que en ningún lado y  a la vez se mantuvieran las centrales más ineficientes y contaminantes, las de carbón.

En esta política energética, a su ausencia, debemos que a la puesta en marcha de nuevas centrales no haya seguido el cierre de las más ineficientes y contaminadoras asegurando de paso la continuidad y seguridad del suministro que proporcionan las nucleares y las de ciclo combinado, gas natural.

Por ello es tiempo en que la racionalidad se instale en el tema energético, que las primas a las renovables se sometan a subasta y no tengamos que seguir pagando a precio de oro a fondos de inversión, particulares y empresas que acometieron esta inversión más por su rendimiento financiero que por ecología o eficiencia.

Publicar un comentario