lunes, 16 de marzo de 2015

Segunda Encuesta electoral andaluza: A Susana siguen sin salirle las cuentas, a Ciudadanos puede pasarle factura el “anunciado” pacto PSOE-C´s y Podemos se desinfla



Reciente esta una nueva serie de encuestas que sobre las lecciones andaluzas han publicado el País, El Mundo, ABC y La Razón.

Destacan varias cosas, lo primero es que el PSOE y PP siguen inmóviles en su asignación de escaños. Y ello es lógico porque el desgaste sufrido por ambos con motivo de ejercer el gobierno y los casos de corrupción hacen difícil que avancen sino es por el “voto tapado de nariz” que siempre se produce a pie de urna y como mal menor.

El PSOE se estanca en los 43-44 al igual que el PP lo hace en torno a los 34 diputados, pues  huyendo de los “forofos” de uno y otro lado que dan para el PSOE 45  y 29 para el PP (El País) mientras el ABC sigue dando 44 al PSOE y 38 al PP en el término medio sigue estando la virtud.

Y eso es peor para Susana que para el PP. 

Susana, que era quien había apostado su futuro político en estas elecciones, sigue sin convencer, no rompe el techo de Griñan y no le llega para poder formar un gobierno medianamente vendible a su electorado y al resto de España. Mientras Pedro Sanchez  sigue sacándose brillo en las manos de tanto frotárselas, así vino y espeto el otro día en Almería delante de la mismísima Susana “Tú a San Telmo, yo a la Moncloa”.

Si eso es así para los mayoritarios peor le va a Podemos que se “desinfla” de los 22 que le daban al principio a 16, un 28% menos y todavía nos queda una semana de campaña. No me extraña, mucho de su “voto estimado” lo es de votantes del PP cabreados que dicen al encuestador lo que sea al responder pero que se pensaran muy mucho su voto de aquí al 22.

Contrapunto de ello es el crecimiento de Ciudadanos  de 5 a 10, más me parece improbable. Y viene esto de aprovechar el voto útil de los de UPyD que ven que con su voto no se va a ninguna parte y porque el auge mediático de Albert Rivera ha hecho pensar a muchos “desencantados” del PP que en  definitiva su voto no iba a ir  a la papelera si se lo daban a Ciudadanos. 

Pero de su auge puede venir su mayor peligro. Y este viene de  que la aritmética facilona  ha llevado a algunos medios a vender el pacto PSOE-Ciudadanos como algo hecho y el candidato de Ciudadanos tampoco se ha tomado mucho esfuerzo en desmentirlo.

Y eso puede ser letal para Ciudadanos, primero por retraerle a última hora de buena parte del voto “desencantado del PP” que había decidido apoyarlos. Y eso porque no van a votar a quien va a apuntalar el “régimen” del PSOE en Andalucía. A quien apuesta por “más de lo mismo” y tras los ensayos anteriores de pactos del PSOE con PA e IU que revelaron que no sirvieron más que para mantener y ampliar las redes clientelares del PSOE, y ya son demasiados años.

Y Segundo por sus expectativas a nivel nacional, si enseña la patita demasiado pronto de por dónde pueden ir sus preferencias “quemara” su aura reformista y renovadora para convertirse en el “novio de conveniencia” del PSOE allá donde le haga falta. Y para propiciar esa equivocación no ayudan las “ganas” que Albert Rivera le tenga guardadas a Soraya, Hernando y demás del PP que lo han ninguneado recientemente. En política hay que tener concha de tortuga y tomarte un par de sapos cada día y la impaciencia suele ser mala consejera.

Di IU para que hablar, bastante hace con mantenerse.

Como conclusión decir que los andaluces parecen tenerlo claro con los de cabeza, PSOE y PP, y los movimientos se darán en la cola y traerán cola. La suerte es que todo esto acabara el Domingo 22 a las 20:00 y pasaremos a otra cosa.

Publicar un comentario