lunes, 23 de marzo de 2015

Y la montaña pario un ratón. Podemos, su bluff en las elecciones andaluzas



Como ya he repetido alguna vez, Podemos era un partido que crecía en el imaginario popular tanto más cuanto más lejos estaban las elecciones. Y allí estaba su terror y dudas sobre si presentarse a las municipales.

La convocatoria de las elecciones europeas los ha arrastrado a un tiempo electoral con el que no contaban y para el que no estaban preparados.

Su fuerza en las encuestas radicaba en que cuando se decía que se iba a votar a Podemos se estaba diciendo que se iba a votar el cabreo. 

Pero cabreados hay en la derecha e izquierda, del PP, PSOE, IU y nuevos votantes, lo que pasa que como partido de los cabreados solo estaba Podemos y el que respondía a las encuestas lo sabía, y sabia que esa respuesta jodía a los que quería joder.

Pero ¿qué ha pasado? Pues que de 22 diputados que les daban las encuestas han pasado a 15, 7 menos de lo previsto. Y ¿ha donde han ido los 7? A Ciudadanos donde han encontrado acomodo los cabreados de centro derecha que ni borrachos iban a votar a Podemos, aunque estuvieran muy cabreados. Lo más, se iban a abstener.

Sobre lo que espera a Podemos me aventuro a hacer algún pronóstico y es que siendo innecesario en la formación del gobierno de la Junta de Andalucía en poco tiempo se convertirán en irrelevantes. Y eso por mucho que sesudos analistas insistan que “han llegado para quedarse” 

Y esto porque la labor en el Parlamento tiene escasa o nula trascendencia para el ciudadano, o mejor dicho tiene la trascendencia que le quiera dar Canal Sur.

Y es que lo más peligrosos para Podemos es que los escuchemos, que escuchemos lo que tiene que decir sobre asuntos de importancia, el paro, el desarrollo del litoral, la implantación de actividades mineras, la pesca en el caladero marroquí, el regadío en Almería, etc.  Créanme yo he oído y leído a su líder andaluza Teresa Rodríguez y oírla es el mejor antídoto contra podemos. Darán mucha cancha y José Mota o los Morancos tendrán un filón inagotable durante un tiempo.

Pero aún más, sus cuadros son un producto de aluvión, muchos de ellos criados en IU, otros en organizaciones marginales de “okupas”, pseudo ecologistas o similares sin más punto de conexión que le “estar contra todo y todos” y también algún oportunista que ha venido a no dar un palo al agua y vivir del cuento, que no solo los hay entre la “casta”. 

Esta amalgama difícilmente resistirá sus contradicciones y menos cuanto más lejos se les presente la moqueta y no descarto que algunos retorne a la casa común, el PSOE o IU, incluso puede que en número suficiente, cuatro, para dar de nuevo a estos dos estabilidad parlamentaria

Todo eso sería posible si definitivamente IU no se vuelve tonta y  no decida autoliquidarse y espero por el bien de todos los españoles  que no lo haga.

¿Y eso porque?

IU podrá ser lo que sea pero tiene un programa definido, que todos conocemos, lo compartamos o no. Tiene ideología, principios y  un programa. De las tres cosas carece Podemos.

 IU tiene unos cuadros formados que en gobiernos u oposición conocen el funcionamiento de las instituciones y los límites que en el ejercicio del poder imponen las leyes. Podemos no tienen cuadros formados ni muestra respeto por un principio tan básico como el de que “todos están sometidos al imperio de la ley” entre otras cosas porque ellos se reconocen como encarnación de la voluntad del pueblo que no puede estar sometida a dicha “antigualla”. Posiciones como esta son la antesala al totalitarismo.

A IU, un consejo que viene de Manuel Fraga, el mismo que presento a Santiago Carrillo en su conferencia ante el Club Siglo XXI “En España quien resiste gana”.

Publicar un comentario